¿Cuál es el principal problema de un ecommerce?


¿Qué preocupa a sus responsables? Les hemos preguntado y…

Cuando preguntas a los responsables de un ecommerce qué es lo que más les preocupa sobre su negocio esperas respuestas como un ticket medio bajo, un alto porcentaje de rebote o menos tráfico del esperado tras una acción de marketing. Hemos realizado una amplia encuesta entre nuestros colaboradores y… ¡sorpresa! Ninguna de las anteriores es la respuesta mayoritaria.

Fraudes en el comercio electrónico

La principal preocupación son las compras fraudulentas. Los ciberdelincuentes tratan de hacerse con los datos de las tarjetas de los usuarios, lo que genera un enorme esfuerzo por parte de los comercios electrónicos para defenderse de posibles ataques. Las acciones de nuestros colaboradores para protegerse a ellos mismos y a los usuarios van en la buena línea:

  • Activación de SSL
  • Clara redacción de las páginas de Aviso Legal y Política de Privacidad
  • Transparencia en cuanto a la información corporativa de la empresa que está detrás de una tienda online
  • Pasarela de pago segura
  • Permisos adecuados en los archivos y directorios que estructuran la web en el servidor donde se aloja la tienda online
  • CMS (Woocommerce, Prestashop, Shopify, etc.,) actualizados
  • Bastionado de Apache
  • Filtros y validación en formularios
  • Uso de sistemas recaptcha, etc.

Pero, en ocasiones, y haciendo las cosas perfectas, pueden sufrir daños colaterales que generen  compras fraudulentas. Es el caso, por ejemplo, de la conocida técnica de phising, que afecta incluso a Administraciones Públicas o a grandes bancos. 

Se trata de correos electrónicos que tratan de suplantar la identidad de esas instituciones. Mediante mails que solicitan a los usuarios sus claves de acceso a ciertos servicios particulares. O la descarga de un supuesto archivo importante que es en realidad software malicioso, aprovechando la aparente confianza de, por ejemplo, un correo de nuestra entidad bancaria. 

Estas cuestiones ponen  en entredicho la reputación de las instituciones o tiendas online que se vieran afectadas, aunque ellas realicen de forma adecuada todas sus acciones de seguridad.

¿Es ViaBill seguro? Más que eso: ayuda a reducir el fraude online

Lo primero que debe saber cualquier empresa que se plantee colaborar con nosotros es que ViaBill no almacena la información de las tarjetas que se usan para los pagos. Esto confiere al proceso de pago mediante ViaBill un extra de seguridad, impidiendo en cualquier caso el robo de ningún tipo de dato que posteriormente pueda ser usado por ciberdelincuentes para compras fraudulentas.

Además, durante el proceso de compra solicitamos al usuario sus datos personales, cumpliendo de forma estricta con la normativa contra el lavado de dinero y cualquier otro tipo de fraude. Del mismo modo, solicitamos a nuestras tiendas colaboradoras que nos faciliten: 

  • Nombre de empresa
  • VAT o NIF
  • Dirección
  • Cuenta bancaria
  • Nombre completo del titular del negocio
  • Fecha de nacimiento
  • DNI

Informamos proactivamente de sospechas de fraude

En ViaBill también actuamos de forma proactiva para tratar de eliminar riesgos. De hecho, dentro de nuestra política de privacidad con el usuario, se solicita aceptar llamadas que tengan el propósito de alertar de posibles fraudes que puedan estar teniendo lugar.

Es decir, no sólo protegemos a la empresa sino también a sus clientes, lo que termina siendo un valor añadido para toda la comunidad online. 

Estamos tan seguros de nuestro sistema y procesos, que asumimos los fraudes y los riesgos de morosidad desde el momento en que el usuario decide hacer clic en nuestra forma de pago. Así que, ¡no olvides capturar tus compras con ViaBill! Conseguirás aún más seguridad y cubrir la primera de las preocupaciones de muchos ecommerce, como ellos mismos confiesan.


Encuentra artículos relacionados

Encuentra artículos relacionados

Únete a ViaBill hoy!

ViaBill se integra fácilmente en el checkout de tu tienda online y te pemite obtener mayores conversiones, una cesta media de la compra mayor y por lo tanto más ingresos.